domingo, 3 de fevereiro de 2013

Maddie,Procurador,Meios de Comunicação.











http://mercedessigueaqui.blogspot.pt/2013/02/la-policia-frente-los-padres-de-ninos.html


Ante la desaparición de un niño, más que en cualquier otro caso, el procurador es pieza clave. Decide en caliente. Por otra parte, él es quien determina si hay que lanzar una Alerta secuestro. A menudo, el resultado de la investigación dependerá del acierto de sus decisiones, de la simbiosis entre él y los policías o los gendarmes y también...  de su aptitud a resistir a la presión de los medios de comunicación.


http://moreas.blog.lemonde.fr/2013/01/28/la-police-face-aux-parents-denfants-disparus/

 Traducción de Mila

En el caso de la pequeña Maddie, desaparecida el 3 de Mayo 2007, en Portugal, llegamos al límite del absurdo. Un policía perdió su carrera: el comisario Gonçalo Amaral. Desde el principio de la investigación, nota la existencia de contradicciones en las declaraciones de los padres, los McCann, unos británicos de vacaciones, que de inmediato buscan protegerse contactando con las autoridades de su país. El policía piensa en una muerte accidental de la pequeña que los padres habrían disimulado haciendo creer en un secuestro. Pero su jerarquía no convino. Expulsado de la policía por haber confiado sus dudas a unos periodistas, escribió un libro para explicar su tesis. Hoy, arruinado, debe luchar contra los abogados de los McCann que le reclaman 1.200.000 libras en concepto de reparación civil. Hay que señalar, que el juicio que debía celebrarse en breve, ha sido pospuesto. ¿Habrá nuevos elementos en esta investigación que ocupó las primeras páginas de los periódicos del mundo entero?

En Francia, los policías y los gendarmes poseen todas las armas jurídicas para investigar la desaparición de un niño (o de un mayor de edad protegido). Siguiendo un principio: toda notificación (Nota de Mila: de una desaparición) debe ser considerada como una desaparición inquietante y debe dar lugar a una investigación. Si existe desacuerdo entre ellos y los declarantes (Nota de Mila: de la desaparición), deberá zanjarlo el procurador. Y en cuanto aparezca el menor indicio que deje pensar en una infracción, este último accionará el procedimiento de flagrante delito. Con los poderes que conlleva. Si al cabo de varios días, el niño aun no ha sido encontrado, puede abrir una información judicial o decidir continuar las búsquedas como preámbulo.

Ante la desaparición de un niño, más que en cualquier otro caso, el procurador es pieza clave. Decide en caliente. Por otra parte, él es quien determina si hay que lanzar una Alerta secuestro. A menudo, el resultado de la investigación dependerá del acierto de sus decisiones, de la simbiosis entre él y los policías o los gendarmes y también...  de su aptitud a resistir a la presión de los medios de comunicación.

© Traducción de Mila