quinta-feira, 12 de julho de 2012

Ruth, José, Alessia, Lívia e muitos mais....

Crianças mortas por um dos progenitores como retaliação ao pedido de separação.

http://www.nodo50.org/xarxafeministapv/?+Un-hombre-mata-a-su-hijo-y-se+

Un hombre mata a su hijo y se estrella con él en su coche a la vista de su mujer

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/07/09/actualidad/1341848190_297514.html

.............. "  Esta no es la primera vez que los menores, los hijos, se convierten en víctimas de la violencia machista. Las estadísticas sobre violencia de género solo recopilan los asesinatos de los niños cuando se producen de manera simultánea a la de sus madres —en 2011 hubo dos casos, según datos del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género—; aunque se calcula que desde 2008 los menores muertos a manos de sus padres pueden superar la decena. Las víctimas más vulnerables y a veces olvidadas. 
Según los expertos, los agresores encuentran en el maltrato a los hijos una fórmula para dañar enormemente a sus parejas o exparejas en lo que se denomina violencia extendida. Es precisamente lo que la policía sospecha que hay detrás de la desaparición en Córdoba de los niños Ruth y José, cuyo padre, José Bretón, permanece detenido como principal sospechoso del caso.
El pasado febrero, otro padre mató a su hijo de cinco años en la localidad mallorquina de Inca y después se suicidó. La madre los encontró a los dos ahorcados en el cuarto de baño de su domicilio. No había denuncia por malos tratos, pero la mujer le había comunicado su decisión de separarse de él.
Otro caso sucedió un mes antes en Valls (Tarragona), donde un hombre asfixió a la hija de cinco meses de su pareja. El hombre, que no era el padre del bebé, ya había sido denunciado por maltrato por su anterior pareja y se había dictado una orden de alejamiento contra él."



"Asómate a la ventana para ver lo que te mereces". Estas fueron las últimas palabras de F. J. B. C., de 51 años, a su exmujer. Eran las seis de la mañana de este lunes. Después de pronunciarlas estrelló su coche con su hijo de 10 años dentro contra una glorieta cercana, en el municipio grancanario de Vecindario. El vehículo comenzó arder y los bomberos tardaron más de seis horas en sacar los cadáveres carbonizados. La madre del menor ya había denunciado a su expareja varias veces por malos tratos.

La Guardia Civil ha abierto dos líneas de investigación y ha descartado que se trate de un accidente. Por un lado, las pesquisas intentan averiguar si el hombre roció con gasolina el interior del coche y le prendió fuego antes de estrellarlo contra la rotonda. Y por otra parte, los agentes creen que el menor podría haber muerto antes del impacto, pues su cadáver presenta cuatro heridas de arma blanca. Además, en el posterior registro del domicilio del padre se han hallado restos de sangre.

Los agentes, tras interrogar a los vecinos y testigos, descubrieron que el fallecido, antes de estrellar su vehículo, hizo una parada en un edificio cercano para visitar a su exmujer y madre del menor, de la que llevaba separado más de seis años. Según el testimonio de una vecina, el hombre llamó al telefonillo y dijo: “Asómate a la ventana para ver lo que te mereces”. Acto seguido estrelló el vehículo, que ardió en llamas.

Según han explicado los vecinos, la madre del menor no se atrevió a salir del domicilio por miedo a su expareja. Tras escuchar la amenaza del hombre por el telefonillo, comenzó a gritar: “Se ha llevado a mi hijo, ha matado a mi hijo”.

El presunto asesino, que era natural de A Coruña y actualmente residía en la localidad grancanaria de Arinaga, tenía antecedentes por malos tratos contra la mujer. En 2007, el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de San Bartolomé de Tirajara dictó una orden de alejamiento, que expiró en marzo de 2008. La orden le prohibió acercarse a su pareja a menos de 500 metros, durante unos siete meses, así como comunicarse con ella por ningún medio.

El pequeño estaba pasando el mes de julio con su padre, el tiempo que le correspondía según el acuerdo de visitas, según fuentes de la investigación. La pareja tiene otro hijo, de 17 años, que sin embargo se negó a irse con su padre, con el que no tenía ninguna relación debido a los antecedentes de malos tratos hacia su madre.

Esta no es la primera vez que los menores, los hijos, se convierten en víctimas de la violencia machista. Las estadísticas sobre violencia de género solo recopilan los asesinatos de los niños cuando se producen de manera simultánea a la de sus madres —en 2011 hubo dos casos, según datos del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género—; aunque se calcula que desde 2008 los menores muertos a manos de sus padres pueden superar la decena. Las víctimas más vulnerables y a veces olvidadas. 
Según los expertos, los agresores encuentran en el maltrato a los hijos una fórmula para dañar enormemente a sus parejas o exparejas en lo que se denomina violencia extendida. Es precisamente lo que la policía sospecha que hay detrás de la desaparición en Córdoba de los niños Ruth y José, cuyo padre, José Bretón, permanece detenido como principal sospechoso del caso.
El pasado febrero, otro padre mató a su hijo de cinco años en la localidad mallorquina de Inca y después se suicidó. La madre los encontró a los dos ahorcados en el cuarto de baño de su domicilio. No había denuncia por malos tratos, pero la mujer le había comunicado su decisión de separarse de él.
Otro caso sucedió un mes antes en Valls (Tarragona), donde un hombre asfixió a la hija de cinco meses de su pareja. El hombre, que no era el padre del bebé, ya había sido denunciado por maltrato por su anterior pareja y se había dictado una orden de alejamiento contra él.