sexta-feira, 16 de março de 2012

Em espanhol,Paulo Sargento, pessoa de bem, ...







Pendiente publicación del artículo de Paulo Sargente que motivo este "Derecho de Réplica"


15 de marzo de 2012


Caso Madeleine McCann: Derecho de Réplica

O Crime – Edición impresa

Página 3

15 Marzo 2012

Psicologia de la Justicia
Opinión de Paulo Sargento
Profesor Universitário

Respuesta al Derecho de Réplica de la Dra. Isabel Duarte, abogada de los McCann.

La Dra. Isabel Duarte, representante legal de los señores Drs. Kate Healy y Gerald McCann, ejerció su derecho de respuesta a un artículo que publiqué en este diario, en la edición del 16 de febrero.

Sin embargo, este hecho solo fue posible porque aun vivimos en una sociedad donde la libertad de expresión y la responsabilidad inherente a ella constituyen una práctica inequívoca.

Así, por cuestiones de naturaleza deontológica, restringí mi respuesta a la Dra. Isabel Duarte a la columna que firmo quincenalmente en este Diario.

En primero lugar, reitero todo el contenido constante en el texto que aquí publiqué el 16/02/2012, no retirando ni una sola coma, para que no quede ninguna duda sobre lo que pienso sobre el “caso” Maddie.

En segundo lugar, registro la acentuada adjetivización del texto producido por la Dra. Isabel Duarte. Apreciando o no su estilo de redacción, quiero creer que el exceso de calificativos que puebla la prosa con que nos presentó no pasa de ser un ornamento estilístico de arte y gusto discutibles. De no ser así, algunas de esa palabras corren el riesgo de constituir una ofensa personal que, no siendo pecado, atentarían contra la dignidad de un “portugués buen padre de familia”, pudiendo, por tanto, su autor incurrir en la comisión de un delito. Esto seguro que el tiempo y el lugar adecuados traerán la luz a mi duda.
En tercer lugar, la cuenta a la que, peyorativamente, la Dra. Isabel Duarte alude en su texto, y de la cual soy uno de los titulares, se destina EXCLUSIVAMENTE, repito EXCLUSIVAMENTE al pago de los gastos judiciales, relacionados a los procesos que implican al ex-inspector Dr. Gonçalo Amaral. El dinero proviene de donativos de ciudadanos solidarios con el ex-inspector. La cuento solo puede ser utilizada a través de una transferencia bancaria, firmada por los dos titulares (una ciudadana norteamericana y yo mismo), y dirigida a las cuentas de los representantes legales del Dr. Gonçalo Amaral. Se trata de una cuenta solidaria con una causa y con un ciudadano que no de una Fundación.

En cuarto lugar, al contrario de lo que la Dra. Isabel Duarte afirma yo no saco conejos de la chistera, ya que no utilizo tal adorno en la cabeza, ni me reconozco un experto en las artes de la prestidigitación. Por lo tanto, es necesario destacar que, en cuanto a los aplazamientos y marcación de juicios a que me referí, los hechos hablan por sí mismos, incluso aunque la Ilustrísima Abogada los quiera negar, apodándome devoto de la “teoría de la conspiración”. Y, desde ya, a quien atribuye a otros tales “teorías”, las menciones a “cazafantasmas”, al uso del Diario “O Crime” para la defensa de traiciones, o incluso, referencia al actual abogado del ex-Inspector, Dr. Gonçalo Amaral, son muy reveladoras de quien merece el premio – “Devoto de la Teoría de la Conspiración”. Sin embargo, a este respecto, tanto por la gravedad de los contenidos como por la referencia a terceros, no diré nada más.

En quinto y último lugar, partiendo del agnosticismo reclamado, debo reconocer que, por lo menos, en un aspecto estoy completamente de acuerdo con la Dra. Isabel Duarte: ¡los crímenes y los pecados se pagan aquí en la tierra!

€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€€

DERECHO DE RÉPLICA

A propósito de un artículo de opinión de Paulo Sargento, publicado en la edición de 16 de febrero, recibimos de la representante legal de Gerry y Kate McCann el derecho de réplica que reproducimos a continuación.

Ejercido por Isabel Duarte, Kate Healy y Gerald McCann.

El docente universitario Paulo Sargento es un profeta que predica en un desierto poblado. Sus razones, por cierto altruistas y desinteresadas, lo llevan a escribir como un dios, por líneas torcidas, usando la vía productiva de la prosa vaga y reticente de algunos escritores famosos. Es porque defiende a su tribu, a la de los buenos, E porque defende a sua tribo, a dos bons, parece convivente e ficas. Yo defiendo a los otros y, al profesor universitario que ahora también se ocupa de mi nombre, solo tengo que agradecer la capacidad de resistencia que él y sus buenos amigos ayudaron a mejorar.

Ese repositorio de subentendidos, contiene, sin embargo, algunos hechos falsos u ofensivos, que paso a responder:

En cuanto a los “presuntos millones” que Gonçalo Amaral ganó a costa de una investigación criminal inútil, que dirigió, a costa de la vida y nombre de una familia entera, de cuyo asesinato de carácter, él, el profesor universitario a quien respondo y a los restantes integrantes del grupo de los buenos, se ocupan, no son “supuestos millones”. Son, para alguien que gana el pan trabajando, una pequeña fortuna probada documentalmente y conseguida en un período de doce meses, que remuneró al escritor Gonçalo Amaral, una media mensual, repito, media mensual de más de €28.000,00. Ese dinero, sin embargo, desapareció, tal vez como señales de humo que solo pueden ser leídas por los “entendidos”. A eso hay que añadir una cuenta bancaria –que no es secreta porque un caballero inglés altruista la ha estado anunciando donde puede, para, por esa vía, recibir dinero de incautos, y que no solo es de Gonçalo Amaral porque el ex-inspector tiene deudas con el fisco, su hermano y los bancos- donde los integrantes del grupo envían contribuciones económicas, presumen ellos destinadas a compensar las necesidades judiciales del ciudadano en cuestión, apoyado a su vez por la Seguridad Social, es decir, por mis impuestos. Nunca, hasta hoy, un portugués buen padre de familia –aquel portugués objeto de la basura mediática creada, promovida e incentivada por el grupo de los buenos al abrigo de la libertad de expresión y opinión- supo qué dinero es ese, para donde va y para qué vale realmente, en cuanto al profesor universitario y al grupo, por medio de distracciones organizadas y quirúrgicamente difundidas, se ocupan de discutir el fondo destinado a investigar el paradero de Madeleine McCann, que es público y tiene cuentas fiscalizadas y fiscalizables.

En cuanto a los aplazamientos y marcación de juicios de los habla el psicólogo de la justicia como si estuviera sacando conejos de la chistera, aplicándoles la teoría de la conspiración de la que es devoto, un poco a montante del tiempo de que se ocupa, se diría que sorprendente sería que dos juicios en los que Gonçalo Amaral está implicado, uno penal y otro civil, uno en el distrito de Faro y otro en el distrito de Lisboa, hubiesen sido marcados para el mismo día y la misma hora. De ahí que fueran aplazados, y si lo fueran, en cuanto a eso, a los adeptos de la teoría de la conspiración dirían que sorprendente sería el hecho de que el primer aplazamiento tuvo lugar en el proceso en que Gonçalo Amaral es el demandado y no aquel en que es el demandante. Y espantosa sorpresa señalarían aun, esos adeptos de la teoría de la conspiración, en cuanto al hecho de que, poco tiempo antes del juicio de Lisboa, el Sr. ex-inspector se haya quedado sin abogado, que, renunció expresamente a su defensa.

Quanto à venda do livro que alimenta tantas famílias, distrai muitas mais e, sobretudo, justifica magistralmente erros inqualificáveis do processo aberto por força do desaparecimento de Madeleine McCann, nada tenho a dizer, a não ser que, sendo agnóstica, antes de ser advogada, sei que os crimes e até os pecados, se pagam cá na terra, mesmo que os pecadores defendam a sua trafulhice contratando caça-fantasmas ou usando o jornal " o Crime", cuja gerente tem o seu domicílio no escritório do actual advogado de Gonçalo Amaral.

En cuanto a la venta del libro que alimenta a tantas familias, distrae a muchas más y, sobre todo, justifica magistralmente errores incalificables del proceso abierto con motivo de la desaparición de Madeleine McCann, nada tengo que decir, a no ser que, siendo agnóstica, antes de ser abogada, sé que los crímenes e incluso los pecados, se pagan en la tierra, aunque los pecadores defiendan su traición contratando cazafantasmas o usando el diario “O Crime”, cuya gerente tiene su domicilio en el despacho del actual abogado de Gonçalo Amaral.

Firma: Isabel Duarte

© Traducción de Mercedes

Pendiente publicación del artículo de Paulo Sargente que motivo este "Derecho de Réplica"