domingo, 20 de fevereiro de 2011

Huelva: DEP!

http://www.vigoalminuto.com/2011/02/18/todos-los-dedos-apuntaban-a-del-valle-aseguran-los-testigos/


Dentro de la vida española, en la que cualquier ofendido o dañado se siente obligado a pedir venganza eterna o reparación a la medida de sus deseos de venganza o del alcance de su inteligencia sobre la realidad, resulta ejemplar la conducta de la familia de la niña Mari Luz Cortés.

Así, las palabras del padre, Juan José Cortes, manifestando que no recurriría la sentencia del juicio contra el asesino o asesinos de su hija y aceptando de antemano el veredicto. O la del abuelo, pidiendo tranquilidad a los vecinos que esperaban fuera de la sala del tribunal. Y, ambos, además, con palabra serena y gesto tranquilo.

Uno ignora si esa conducta se debe a sus creencias cristianas, a su carácter, a su personalidad, a su ética laica o a un conjunto de esas cosas. Pero le resulta admirable. Y digna de destacar frente a tanto griterío, malos modos, espíritu de venganza o revancha, y, sobre todo, creencia en que el deseo o los sueños del yo deben ser la única medidad de la verdad de las cosas.

Admiramos, pues, la actitud de la familia, lamentamos su dolor y la causa del mismo. En la medida en que nos es posible, manifestamos nuestra empatía para con ellos.










El cadáver de Mari Luz fue hallado 54 días después de su desaparición en la Ría de Huelva.



Enviar um comentário